Ocaso Sideral

                    A Doña Ana Vásquez, in memoriam

La escuela me enseñó
que hay estrellas luminosas
estrellas oscuras
que hay estrellas enanas
estrellas masivas.

La poesía me enseñó
que hay estrellas altaneras
estrellas nostálgicas
que hay estrellas holgazanas
estrellas enamoradas.

Pero solo tu partida me enseñó
que hay estrellas sin vencimiento
que aún en su ocaso siguen
deslumbrando el firmamento.

Hoy abril se viste de luto
y el viento afligido pernocta en tu lecho
y una tropa de querubines se acongoja
y los ojos del mundo se desangran
y se estremece la noche sempiterna.

Porque fuiste de paz remanso
porque fuiste de amor madrigal
porque fuiste de fe el cimiento
porque fuiste de aguante constancia
porque fuiste de bondad catedral.

Porque fuiste en la borrasca ternura
porque fuiste en el desierto manantial
porque fuiste de las dolencias la cura
porque fuiste en invierno cobijo
porque fuiste tras la sequía temporal.

Fuiste… ¡No, tú nunca te fuiste!
Los seres de luz nunca se van
los seres de luz nunca nos dejan.

Jonathan Estrella

Etiquetado:
A %d blogueros les gusta esto: